Primeros pasos hacia la Comunidad Vecinal del Casco Viejo

En lagenterula hemos hablado más de una vez de lo bueno que sería para el barrio impulsar una Comunidad Vecinal, y sabemos que hay más gente que piensa lo mismo, pues en las reuniones de los colectivos y personas que manteníamos contacto periódico desde los tiempos de la Plataforma Hazi, Hezi, Bizi, (esto es, las asociaciones vecinales Gasteiz Txiki y Barrenkale, el Gaztetxe, la AMPA del Ramón Bajo, varias personas vecinas a nivel individual y Egin Ayllu) se habían puesto en común reflexiones como ésta:

“Cuando en nuestras reuniones miramos unas a otras, sabiendo la capacidad real de cada una y de nuestros colectivos, y conociendo la dimensión del reto de hacer frente a las graves situaciones de carencia y necesidades sociales del barrio, es normal que nos entre un cierto vértigo y una sensación de impotencia. Hay mucho por hacer, somos pocas y tan siquiera somos del todo conscientes de la dimensión del reto.

Pero, afortunadamente, la realidad organizada del barrio va mucho más allá de nosotras (las, vamos a llamarnos, “asociaciones y colectivos socio-políticos”) y hay personas y asociaciones, colectivos y comunidades en el barrio que conocen muchas realidades del barrio que a nosotras se nos escapan y que, cada cual a su modo, en su parcela y con sus objetivos, intentan también hacer frente a algunas de esas carencias y necesidades que padece el vecindario. Cualquiera que viera el panorama desde fuera nos diría: ¿y por qué no os juntáis todas?, ¡que la unión hace la fuerza!… con toda la razón del mundo, aunque no sea tan fácil como al decirlo parece.

Es verdad que todos esos colectivos, asociaciones, pequeñas comunidades… convivimos en el barrio, pero si por convivir entendemos el que compartimos un espacio geográfico y algún tipo de conciencia social (si por ello entendemos intervenir en la realidad que nos rodea), pero somos grandísimas desconocidas entre nosotras mismas. Es un poco el mismo comportamiento del vecindario en general: como mucho nos conocemos de vista o de referencia, en algunos casos nos saludamos por la calle, nos reconocemos como gentes del barrio… pero no tenemos relación. Creemos que ha llegado el momento de intentar cambiar esa situación y que puede ser una tarea a impulsar desde los grupos y personas que nos juntamos en la Plataforma. Es más creemos que si realmente queremos hacer frente a las necesidades del barrio (y si la cosa funciona incluso plantearnos cómo ir haciendo del Casco el barrio de nuestros sueños) el único camino posible que nos queda es el de juntarnos, unirnos en esa tarea común, es decir poner en marcha una Común-unidad, esto es una comunidad vecinal, sabiendo que la gente ya organizada podemos ser el germen o impulso de la misma, pero que ha de estar abierta (y buscar e impulsar) a la participación del mayor número posible de personas vecinas.”

Pero es que, además, en los últimos tiempos, y en la medida que para caminar hacia esa comunidad vecinal hemos abierto más los ojos a nuestro alrededor, hemos ido viendo cómo en la actualidad en el barrio hay más colectivos y personas que o están ya trabajando por esa comunidad vecinal desde su marco propio, o están también por la labor de intentar impulsarla. Es el caso de la Plataforma de Mayores (en la que toman parte, entre otras, Cáritas, Saregune, Educadoras de Calle, Servicio de Base del Campillo), del Proyecto GOIAN, de Tienda Gratis de Sanfran, de las gentes de Desazkunde…

Utilizando la lógica a la que antes se hacía referencia, al final en los últimos meses se han ido dando los pasos necesarios hasta que todos estos colectivos personas y asociaciones citadas nos hemos reunido para comenzar a charlar sobre la cuestión. Pero somos conscientes de que seguimos sin estar todas, bien porque todavía no hemos conseguido o sabido llegar a algunas “subcomunidades” organizadas que existen en el barrio (gitana, cristiana, musulmán, las varias de origen inmigrante.. aunque canales de comunicación se van abriendo) y ver si comparten interés por la comunidad vecinal general, bien porque hay algunas que sin haber tomado parte en la reunión sabemos, por el trabajo que están realizando, su apuesta por esa comunidad vecinal (Txapa Ahotsa, Zaharraz Harro…), bien porque haya todavía colectivos, personas e iniciativas que no conocemos.

Pero, claro, “comunidad vecinal” tiene que ser algo más que una etiqueta a la que adherirnos, y para ello hay que definirla, matizarla, dotarla de contenidos. Igualmente hay que hablar de formas para su organización e impulso. Y, cómo no, de actividades que lleve a cabo esa comunidad vecinal. Para concretar todo ello hay que hablar, debatir, imaginar, soñar, consensuar… y actuar. Tras la primera reunión conjunta de toma de contacto a la que nos hemos referido, se va intentar ahora preparar un encuentro conjunto en el que se aborden estas cuestiones y que permita ir dotando de contenido, personalidad y carácter propio a eso que pretendemos sea la semilla de la Comunidad Vecinal del Casco Viejo. De todo ello os iremos informando y, estad atentas, porque entre las cosas que parecen claras es que esa comunidad debe tener sus “puertas” abiertas de par en par.

Anuncios

Un pensamiento en “Primeros pasos hacia la Comunidad Vecinal del Casco Viejo

  1. Pingback: Auzolanaren beroaz komunitatea eraiki – Construyendo un horno comunitario | la gente rula

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s