Cuando el Ayuntamiento se esfuerza por ocultar la pobreza y la exclusión social que padece buena parte de la población del Casco

Nuestro comentario:

Como adelantábamos en un reciente post, tenemos intención de abordar en los próximos meses distintos aspectos de la realidad social que padece el barrio. Porque aunque el Ayuntamiento se esfuerce en vendernos la moto de que hay en marcha un proceso de “revitalización social”, la realidad es muy otra. Las graves carencias y necesidades sociales que padece buena parte de la población del barrio son no sólo las grandes olvidadas de los planes municipales, sino que, su cruda realidad se trata de maquillar o esconder tras el camuflaje de las frías cifras, cuando no en su carencia[1]. En esa línea, hoy aportamos un documento (Pobreza y exclusión en el Casco pdf) en el que se puede comprobar cómo los documentos municipales (y en concreto la Memoria 2011 del Departamento de Asuntos Sociales y de las Persona Mayores) se esfuerzan por disfrazar las cifras de una realidad de pobreza y exclusión que cuestionan por sí mismas la tan cacareada “revitalización social”. Os adelantamos las conclusiones del documento:

Algunas conclusiones

 Cuando el propio Departamento de Asuntos Sociales intenta maquillar y camuflar la realidad de empobrecimiento y exclusión social que se da en el Casco, podemos imaginarnos la verdadera voluntad de hacerle frente con medidas, partidas presupuestarias e intervenciones adecuadas. En el barrio venimos insistiendo desde hace muchos años que las necesidades sociales son la prioridad a atender y, entre ellas, evidentemente, de forma especial la pobreza y la exclusión social, pues es difícil desarrollar una vida plena y digna cuando en tu día a día no tienes garantizado ni tan siquiera los mínimos que posibilitan la subsistencia.

 Es escandaloso e indignante que cuando la institución municipal habla de “revitalización social” para el Casco, nunca existan ni medidas ni iniciativas encaminadas a hacer frente a estas graves carencias sociales que siguen sin atenderse y perpetuándose en el vecindario. Por el contrario, algunas de las medidas que se impulsan son un auténtico obstáculo para la parte del vecindario que más padece la exclusión. Es el caso de la prohibición de instalación o apertura de algunos tipos de negocios (locutorios, teterías, degustaciones), el abandono al “comercio de toda la vida” (que da servicio y empleo al vecindario) o la falta de ayudas a fondo perdido para que familias empobrecidas y sin recursos puedan hacer frente a la urgente rehabilitación de sus viviendas.

 Mientras tanto, asistimos con estupor al obsceno espectáculo de cómo se impulsa (con fuertes ayudas y promociones) un tipo de negocio o comercio glamuroso que atraiga al turismo, pero que no crea puestos de trabajo en el barrio (la “imagen y el perfil” del vecindario empobrecido no es la “adecuada” para atender esos negocios), y supone un encarecimiento de los productos para el propio barrio (buena parte de las nuevas tiendas “delicatessen”, tienen precios mucho más caros) Y lo que es todavía peor, y para lo que se nos agotan los calificativos, ver cómo con la excusa de esa “revitalización social” el Ayuntamiento consigue financiación millonaria de otras administraciones (europea, central, vasca)… que luego en buena parte deja perder por no ejecutar proyectos o ni tan siquiera presentarlos.

 En su inmensa mayoría, las personas no son pobres (económicamente) por elección, sino que son empobrecidas a causa de leyes y políticas tremendamente injustas, y a esos niveles, podemos afirmar con rotundidad que las políticas municipales en el barrio son directamente culpables de que la pobreza y la exclusión social sigan persistiendo y aumentando en el Casco. La institución municipal lo sabe, por eso no viene a dar la cara al barrio en asambleas o actos informativos, y prefiere dedicarse a vender en los medios de comunicación una revitalización social para el Casco tan falsa y carente de escrúpulos como quienes dicen impulsarla. Conviene tenerlo presente y no olvidarlo. Y conviene también tener claro que, como ya hemos visto, la solución a esos problemas no vendrá de la institución municipal, sino que tendrá que nacer de la solidaridad, el apoyo mutuo y la dimensión de comunidad vecinal que en el barrio seamos capaces de desarrollar. En esas cuestiones es donde un barrio demuestra realmente su categoría humana.


[1] Es el caso del reciente informe sobre la “Situación económica y consecuencias de la crisis en las familias de Vitoria-Gasteiz hasta el 2011” que no ofrece ningún tipo de desagregación de datos por barrios, que resultaría realmente ilustrativa de las muy diversas situaciones que se dan en la ciudad.http://www.vitoria-gasteiz.org/wb021/http/contenidosEstaticos/adjuntos/es/64/11/46411.pdf

Anuncios

Un pensamiento en “Cuando el Ayuntamiento se esfuerza por ocultar la pobreza y la exclusión social que padece buena parte de la población del Casco

  1. Pingback: 2012, crónica de un barrio vivo y una política institucional nula. | la gente rula

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s