Fundamental para que lata el corazón del Casco Viejo: priorizar en atender sus necesidades sociales

Nuestro comentario:

A menudo desde las instituciones, especialmente la municipal, antes las reivindicaciones vecinales que ponen el acento en la prioridad por atender las necesidades sociales del barrio, se deja traslucir un mensaje indirecto:

Eso de atender las necesidades sociales, está muy bien, pero no es lo prioritario en un proceso de rehabilitación… pero, claro, qué entenderán esos pobres e incultos vecinos de rehabilitación

 Algo que en nuestra Alde Zaharra se ha convertido en una dura realidad, pues seis años después de la aprobación de la revisión del PERI, se cuentan con los dedos de una mano (y sobran) las necesidades sociales atendidas del más de centenar que en su día hizo públicas la Plataforma AZAO Alde Zaharra Bizirik 2006. Propuesta vecinal de Rehabilitación Social[1].

Pero aunque para el vecindario comprometido por construir para el barrio un futuro lleno de esperanza los desprecios, menosprecios e insultos del Ayuntamiento son algo que sólo demuestra su verdadero “talante”, también viene bien de vez en cuando señalar que, además, lo que dice o insinúa es mentira, y que son muchas las voces de personas expertas en la rehabilitación las que señalan la prioridad de atender a las necesidades sociales del vecindario de los Cascos Viejos. Algo que el Ayuntamiento conoce perfectamente porque incluso así se ha afirmado en reuniones públicas de “expertos” a las que el Ayuntamiento tiene tanto gusto por asistir. Hoy vamos a ver un ejemplo meridiano de ello.

En 2004, la Junta de Andalucía organizó en Córdoba un Foro Internacional de Arquitectura bajo el título de Centros Históricos. El Corazón que late. En ese marco (que contaba con la presencia de algún “experto vitoriano” como para trasladarle al Ayuntamiento lo allí comentado) una de las 7 mesas temáticas que se desarrollaron giró en torno al tema de La Nueva Ciudadanía. Lo social y lo vecinal. Lo que os ofrecemos a continuación (como inicio a un curso en el que pretendemos insistir en las desatendidas necesidades sociales) es nuestra propia selección[2] de algunas de las afirmaciones y conclusiones de personas que han estudiado y conocen los procesos de rehabilitación (a las que el Ayunta difícilmente pueda calificar de “vecinas radicales”) mucho mejor que nosotras… y que, por supuesto, el Ayuntamiento. Valgan, para abrir el apetito al pdf que os adjuntamos, Centros Históricos. Corazón que late (pdf) algunos de los párrafos de las Conclusiones a las que se llegó en la citada Mesa:

(…) Es imprescindible que todo Plan de Actuación esté precedido de un conocimiento profundo de las características sociodemográficas, problemas sociales y tendencias previsibles en la población residente. Este acto de conocimiento debe incluir de manera especial las formas en que los cambios globales y el entorno más inmediato pueden reflejarse y afectar al futuro del Casco Histórico (CH). Y también una revisión histórica de lo acontecido los últimos 50 años para poder comprender mejor los procesos de cambio.

Las intervenciones en los CH han considerado hasta ahora preferentemente los aspectos arquitectónicos y urbanísticos. Sin embargo, cada día hay más evidencia de que la recuperación de estas áreas no es posible sin erradicar o paliar los problemas sociales y económicos que les aquejan: envejecimiento, bajo nivel de ingresos, desempleo de larga duración, problemas de vivienda, presencia de población inmigrante, dificultades de inserción laboral, etc. Por ello, es fundamental que los Planes de Actuación contemplen intervenciones en todas estas dimensiones.

Los Planes de Actuación deben ser integrales e integrados. Integrales en el sentido del punto anterior. Integrados en el sentido de abordar los problemas con perspectiva y metodología interdisciplinar (no multidisciplinar), que tengan como foco los problemas a resolver.

Aunque puede haber elementos comunes en la situación de los CH, cada uno tiene su especificidad y hay que tratarlos con principios comunes y con medidas adaptadas a tal especificidad. Por principios comunes entendemos el derecho de los ciudadanos a la ciudad y a la protección cívica de los CH, que no deje abandonados a su suerte a sus vecinos ante el deterioro de sus viviendas y entorno y ante las presiones de los que preferirían expulsarlos de su espacio tradicional para allanar el camino a sus objetivos económicos.

(…)Una garantía de que los problemas específicos de cada CH tengan la mejor solución es la incorporación de la participación ciudadana desde el primer escalón hasta el final del proceso.


[2] El documento completo que recoge las intervenciones de todas las mesas es de más de 400 páginas, pero si alguien lo quiere consultar lo puede hacer en http://www.laciudadviva.org/03_actividades/congconf/seminarios/Centros_historicos/A4_Foro_Cent…pdf

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s