Larga y fecunda tradición de solidaridad vecinal, de la que aprender y tomar nota

Nuestro comentario:

Continuando con la línea de las lecturas que estamos proponiendo para este verano, hoy queremos llamaros la atención sobre el texto que acompañamos, escrito en 1933 por Bonifacio Echegaray con el título de La vecindad. Relaciones que engendra en el País Vasco (Eusko Ikaskuntza/Sociedad de Estudios Vascos. Donostia 1933). A lo largo de sus páginas (sobre todo a partir de la quinta) aparecen una extensísima recopilación de las distintas formas en que las poblaciones vascas desarrollaban, tanto en el ambiente rural como en el urbano.

La verdad es que es una gozada comprobar cómo se lo montaban las anteriores generaciones para apoyarse unas a otras sin necesidad de recurrir (y por lo tanto depender) de las instituciones. Hay mucho de lo que aprender en las páginas de ese documento… y actualizar para practicar hoy en día, y, por supuesto, para sentirnos gure zaharren harro. Que lo disfrutéis.

La vecindad, relaciones que engendra en el País Vasco (Preliminar)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s