Nuevo escándalo en la Revitalización Social del Casco: el cierre del Centro Taller de Oficios

Nuestro comentario:

La verdad es que es muy triste lo que está sucediendo en el Casco. Uno a uno se van sucediendo escándalos que van dejando bien a las claras la mentira podrida del tan cacareado “plan de revitalización social”, del barrio. Muchas veces el propio paso del tiempo se convierte en herramienta implacable a la hora de desenmascarar esas mentiras, y así está sucediendo. A los tan graves como increíbles trapos sucios sobre la gestión de Arroita en su trienio negro para el barrio (que, no lo dudéis, van a seguir aflorando), se les suma la constatación de que los que se han presentado como “grandes iconos de la revitalización social” van muriendo por dejadez uno tras otro, algunos incluso sin haber llegado a nacer.

Buena parte del vecindario (incluida lagenterula) llevamos años denunciando lo que está pasando, pero la gran mayoría del resto de Gasteiz, en buena parte embaucado por los cantos de sirena del supergerente y sus muchos voceros comprados (la mayoría de los principales medios de “comunicación”) se resistía a creerlo y prefería sumarse a la descalificación oficial de quienes cuestionábamos al gran Arroita… para poder seguir viviendo el bonito sueño que les prometían. No se lo reprochamos (incluso lo entendemos, la presión mediática y política ha sido grande y unánime como atreverse a cuestionarla), y maldita la gracia que nos hace tener razón. Pero sí que agradeceríamos que ahora que todo el humo vendido se desvanece, nos apoyen en la exigencia de responsabilidades.

Porque toda esta triste historia tiene unos responsables directos: los grupos políticos municipales que forman parte del Consejo de Administración de la ARICH, que son quienes han permitido, apoyado y avalado la gestión de Arroita y que, aún hoy en día, intentan encubrir sus escándalos (recordemos el bochornoso abrazo oficial de despedida) y perseveran en su política de absoluto abandono de las necesidades sociales del Casco. Conviene que el vecindario lo tengamos presente. Primero para reprochárselo y exigirles responsabilidades por sus hechos (y ausencia de ellos) y, segundo, para terminar de convencernos que el futuro del barrio sólo puede estar en nuestras manos, que no lo podemos delegar en instituciones que ni quieren ni defienden al barrio (sólo tratan de utilizarlo) y que nosotras y nosotros, a poco que nos organicemos, somos capaces de hacer mucho más por el barrio que toda esta gentuza. Partimos con ventaja, pues ellos hasta ahora no han hecho sino perjudicar al vecindario.

Tras los párrafos anteriores, que más que un desahogo pretenden ser una llamada a ponernos manos a la obra y a la autoorganización, analicemos mínimamente el (pen)último escándalo.

El Centro Taller Escuela de Oficios, cerrado por falta de presupuesto

El pasado 28 de diciembre nos desayunábamos con una noticia[1] que bien nos hubiera gustado que fuera una inocentada, pero aunque parezca una broma de mal gusto, es una triste realidad que ya veníamos constatando hace tiempo

El centro de oficios del Casco Viejo de Vitoria lleva ya seis meses en punto muerto. Pese a que nació en 2009 como uno de los proyectos más completos y ambiciosos para la revitalización urbana, social y económica de la colina gasteiztarra, el edificio echó la persiana tras la finalización del primer curso de formación y se echó a dormir. Su despertar, ahora, dependerá de los presupuestos de 2012. Y es bien sabido que el Ayuntamiento va a contar con menos recursos económicos para garantizar los actuales servicios municipales y poder invertir en nuevas acciones.

Efectivamente, el Centro de Oficios se nos presentó desde el principio como una de las principales bases sobre las que ausentar la necesaria revitalización social del barrio. Así, el nombrado responsable del proyecto Francisco Azconegui, en Octubre de 2008 presentaba a la ARICH su proyecto en un documento titulado Escuela de oficios Lanbide Eskola Vitoria-Gasteiz, en el que se afirmaba:

El gran debate en torno a los Cascos Históricos se centra en los proyectos de revitalización, dotar de un contenido a estos hermosos contenedores es el reto de la década. Museos, restaurantes, tiendas de productos típicos, son las soluciones más recurrentes. Sin embargo hay que intentar que los Cascos Históricos no sean sólo agradables paseos culturales y gastronómicos para entretener al visitante de fin de semana

Previamente, como ha sido costumbre en el periodo Arroita, el proyecto se había presentado repetidamente en los medios:

La puesta en marcha de esta escuela-taller no se limitará a generar actividad en la almendra medieval. También contribuirá de manera directa en la reforma de sus edificios y calles. Y es que el objetivo fundamental de este proyecto es proporcionar una obra de mano especializada y económica al deteriorado barrio. Dicho de forma más clara, el Ayuntamiento pretende preparar a un centenar de jóvenes para que apliquen las técnicas aprendidas en el barrio.

«Además de clases teóricas se impartirán otras prácticas, que servirán para rehabilitar el Casco Medieval, lo que conllevará un componente de gratuidad en las obras importante», explica a EL CORREO el director de la Agencia de Renovación Urbana, Gonzalo Arroita.

(…)Vitoria quiere mirarse en ese espejo para alumbrar una escuela similar «de referencia en Europa. Aunque la enseñanza no será reglada, los estudiantes obtendrán la titulación de un centro privado de primer nivel», afirma Arroita.

Los tres ciclos previstos abarcarán tres años de estudios cada uno. El último de ellos, de excelencia.

(El Correo 23-08-2008)[2]

Y como también es típico en el trienio Arroita, rápidamente se le dio ínfulas

Esta iniciativa, impulsada por la Agencia de Renovación Urbana, está inspirada en otra similar que se llevó a cabo en León. En 1987, la ciudad castellano-leonesa impulsó el hoy llamado Centro de los Oficios. (…) Dos décadas después, el alumno ha conseguido aventajar al maestro. Y es que, el recién creado centro de oficios de Vitoria se ha conseguido ‘colar’ en la selecta la Red de Centro de Oficios Europeos, en la que también se incluyen un centro francés, dos italianos y un holandés.

(El Correo 07-12-2009)[3]

Está llamado a convertirse en uno de los principales proyectos que revolucionarán el Casco Viejo. No sólo por su afán de dotar de color al barrio y mejorar las fachadas de sus edificios, sino por su marcado carácter social a través de la formación de su alumnado. El centro de oficios vive su particular cuenta atrás de cara a estrenar la que será su sede definitiva, entre San Vicente de Paúl y Pintorería.

(El Correo 28-07-2010)[4]

A primeros de 2010 el responsable del Centro hablaba de un primer curso de dos años, y un segundo de otros dos años:

En este primer taller, de dos años, tendremos quince personas trabajando en taller y otras tantas en fachadas. Y en el siguiente curso, de otros dos años de duración, se duplicará el número. Pero en cualquier caso se va a hacer un trabajo muy, muy importante.

(El Correo 31-01-2010)[5]

Y siete meses después tras la inauguración del local, todavía seguían hablando de grandes perspectivas de futuro y financiación asegurada:

A ellos se sumarán, también en otoño, dos talleres más financiados con 1,2 millones de euros por el Fondo Social Europeo. Uno nuevo de forja y otro más de pintura. Entre ambos, permitirán formarse a otra treintena de alumnos, hasta sumar un total de sesenta, con edades entre los 18 y los 25 años. Ellos, al igual que sus predecesores, serán becados durante los primeros seis meses, en que percibirán 110 euros mensuales. A continuación y hasta completar los dos años, en su categoría de aprendices municipales, obtendrán 500 euros al mes.

(El Correo 28-07-2010)[6]

Hace ahora un año, seguían hablándonos de grandes planes de futuro para el Centro:

El trabajo se les acumula, ya que también se han interesado por poner un poco de color en sus negocios varios comerciantes del barrio. Entre ellos, algunos establecimientos hosteleros y la relojería Mendoza, instalada en un «edificio neoclásico que se integraba con la iglesia de San Vicente y que ahora luce un tono rosa», detalla el director del centro. En este caso, la tarea se centrará en realizar una imitación de estuco a la cal mientras que se recurrirá a la técnica de esgafriado (dibujos que se obtienen al superponer dos colores y trabajar el superior para sacar a la luz el inferior) para el nombre del local.

Antes, en marzo del próximo año, Azconegui confía en acometer por fin otro de sus deseados proyectos, la reforma de la fachada del bar Los Amigos que, por su arquitectura histórica, requería de un estudio más reposado. (…) El conjunto monumental de Los Arquillos comenzará su transformación de calado con la entrada del verano para prolongarse durante varios años. Y lo hará de la mano de los mejores alumnos de los treinta primeros que para entonces estarán recién graduados.

(El Correo 21-11-2010)[7]

 

Y sin embargo ahora nos dicen que lleva cerrado seis meses, que sólo realizó el primero de los cursos anunciados y que “está durmiendo” por falta de presupuesto que tampoco se le augura para 2012. ¡cómo intentan tomarnos el pelo una vez más! ¡Pero si el “Centro especializado de oficios de la Ciudad histórica” tiene aprobada una asignación anual de 150.000 euros para cada uno de los años 2009, 2010, 2011, 2012 y 2013, tal y como acordó el Consejo de la ARICH en su reunión del 29-10-2008[8]. De hecho, en los presupuestos de la propia ARICH para 2011, en el apartado de “Gastos”, en el “Capítulo”, hay una partida con el Concepto “Centro de oficios Ciudad Histórica” con una dotación de 100.000 euros[9] ¿qué nos quieren decir, que para mediados de año ya se la habían fundido?. Y recordemos que, como hemos visto, el Centro de oficios contaba también con ayudas del INEM, entre otros organismos.

Y otra cuestión que no podemos dejar de preguntarnos: ¿el experto contratado para dirigir el Centro de Oficios, ha seguido cobrando su seguro más que elevado sueldo durante estos seis meses que lleva cerrado? Habrá que deducir que sí, que para eso sí tienen dinero, porque hace sólo unas semanas, en el número 5 de la revista de Arroita Casco Bizia, impresa en noviembre de 2011, en un artículo sobre la Pinto, en la página 26 se dice literalmente:

O el Centro de los Oficios, donde su responsable Paco Azconegui está llevando a cabo una labor impagable

En lo de “impagable” estamos de acuerdo, porque estando cerrada no debería pagársele, pero mucho nos tememos que la revista de Arroita se refiera a otra acepción de la palabra.

Lo dicho, nos toman el pelo, o lo intentan. Y lo grave es que, como tantas otras veces, al menos públicamente, no ha salido ningún grupo municipal pidiendo explicaciones. Ni exigiendo responsabilidades.

Desgraciadamente este es sólo un escándalo más. Insistimos, van a seguir saliendo. Porque además de los nuevos que surjan, en próximos días habrá que hablar de la Mesa de Rehabilitación Social (vaya sinvergonzonería, esa ni ha llegado a inaugurarse, y eso que está terminada hace meses); o del polideportivo de El Campillo, porque comienzan a llegar noticias que señalan que probablemente no vaya a acometerse. Pero bueno, esas cuestiones las dejamos para otro post. Terminemos éste con uno de los párrafos con los que lo iniciábamos, ya que al fin y a la postre es lo que al barrio nos interesa:

Conviene que el vecindario lo tengamos presente. Primero para reprochárselo y exigirles responsabilidades por sus hechos (y ausencia de ellos) y, segundo, para terminar de convencernos que el futuro del barrio sólo puede estar en nuestras manos, que no lo podemos delegar en instituciones que ni quieren ni defienden al barrio (sólo tratan de utilizarlo) y que nosotras y nosotros, a poco que nos organicemos, somos capaces de hacer mucho más por el barrio que toda esta gentuza. Partimos con ventaja, pues ellos hasta ahora no han hecho sino perjudicar al vecindario.


Anuncios

2 pensamientos en “Nuevo escándalo en la Revitalización Social del Casco: el cierre del Centro Taller de Oficios

  1. Podéis “matar a un ruiseñor”, para los de la ESO, película de Robert Mullingan. Francisco Azconegui dejó de percibir su salario en junio de 2011, cuando acabó su contrato como coordinador de la Escuela Taller I. Tenéis mucha más mierda que descubrir, pero allá vosotros…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s