Gauzak diruditena ez direnean: Alde Zaharrean gertatutako azken (edo azken aurreko) kaleratze eta desjabetze kasuak / Cuando nada es lo que parece: El caso de los (pen)últimos desalojos y desahucios en el Casco.

Gure iruzkina:

Gizarte erabat zentzugabe batean bizi gara, baina horrela bizitzen hain ongi irakatsi digutenez, askotan gaitasuna galtzen dugu sistema hori elikatzen duen ilogika irrazionalaz jabetzeko. Bai, balitzeke baieztapen errazegia izatea, baina, hala ere, merezi du lantzean behin berreskuratzea inposatu nahi diguten ilogika horren inertziak ez diezagun galerazi gure inguruan gertatzen dena zentzuz aztertzea. Demagun azaldu behar diogula azken asteotan Alde Zaharrean gertatzen ari
dena 5 urte inguruko auzokide bati (gure ilogika irrazionalak oraindik nahikorik menperatu ez dituen txikitxo zoro horietako bati, sarritan “zergatik” zaparrada jaurti ohi dizkiguten horietako bati, alegia).

Vivimos en una sociedad absolutamente absurda, pero “nos han preparado” tanto y tan bien para ¿vivir? de esa forma que con frecuencia perdemos la capacidad de observar la ilógica irracional de la que se alimenta. Sí, ya sabemos que es una afirmación un tanto simplona y hasta pueril si se quiere pero, no obstante, conviene retomarla de vez en cuando para que la ilógica de esa inercia que pretenden imponernos no nos impida analizar con certeza lo que sucede a nuestro alrededor.

Supongamos por un momento que nos encontramos en la tesitura de tener que explicarle a una vecinita o vecinito de en torno a los 5 años de edad (a una de esas locas bajitas a las que todavía no se le ha sometido lo bastante a nuestra ilógica irracional, y que a menudo nos bombardean con sus por qués) algunas de las cosas que están sucediendo en el Casco en las últimas semanas.

Conversando sobre okupaciones y desalojos

En el caso del desalojo de Kutxi 103, así como en el del resto de okupaciones públicas de viviendas del Casco (Arquillos 10 y San Francisco 3) habría que explicarles que mientras miles de jóvenes (y no tan jóvenes) no pueden plantearse una vida independiente (fuera del hogar materno/paterno) por falta de recursos, las instituciones públicas y público-privadas (ARICH, Fundación Catedral) tienen decenas de casas vacías en el propio Casco, mucha de las cuales, para que no sean usadas para lo que fueron construidas (vivir, morar, habitar) han sido cerradas y tapiadas (sólo hay que ver lo que ha hecho la Fundación con Kutxi 103 nada más desalojarla, o darse una vuelta por las calles del barrio para ver otras muchas tapiadas).

Pero, claro, seguro que la criatura lo primero que nos preguntaría es

¿y quién son esa gente tan cafre que llamáis “instituciones públicas y público privadas”, que en vez de ayudar a quien lo necesita se dedican a joder al personal que más lo necesita?

Y a ver entonces quién le explica que esas “instituciones públicas y público privadas” no son sino las personas que la población (el vecindario) ha elegido para que, entre otras cosas, se preocupen de atender nuestras necesidades sociales (especialmente de las personas que menos recursos tienen), hagan realidad nuestras reivindicaciones y garanticen una vida digna y en condiciones para todas… y para que hagan todo ello, entre todas y todos (con lo que llaman impuestos) les pagamos unos sueldazos.

Ante esta explicación lo más probable es que la criatura nos preguntara

¿y cómo permitís que se rían así de vosotras? (y a ver de nuevo quién es la guapa que le contesta)o, ¿y no hay nadie que les pueda obligar a la fuerza a que hagan lo que deberían hacer?.

A lo que no habría más remedio que contestarles que sí que existen unas personas llamadas jueces (también pagadas por nosotras) que se deberían dedicar a hacer justicia y que, además, para obligar por la fuerza a hacerlo a quien no quiera, cuentan con unas personas armadas llamadas policías…

Entonces es cuando con cara de asombro o alucine la criatura nos preguntaría

¿Pero esas personas armadas no son las que vi el otro día por todo el barrio, dando empujones y tratando muy mal a la gente mientras entraban por la fuerza en el edificio de Kutxi 103, golpeaban y se llevaban en una ambulancia a la vecina de Kutxi 101 y luego estuvieron todo el día ocupando la calle mientras se tapiaba la casa para que nadie pueda vivir en ella?

¿Quién les había mandado para que hicieran tanto el cafre?

– Un juez

¿y al juez quien le había dado vela en este entierro?

– Unas personas que habían recurrido a él poniendo una denuncia

¿y quiénes eran esas personas?

– Las responsables de la Fundación Catedral

¿y qué es eso?

– Una institución público privada

¿ésas que decís que pagamos para que trabajen a favor de quien menos tiene?

– Las mismas.

¿¿¿¡¡¡¡!!!!???

Y a ver quién se atreve a traducir a palabras la cara y mirada de asombro, vergüenza, incredulidad… que nos arroja la criatura tras estas “explicaciones”.

Conversando sobre desahucios

Pongámonos ahora en la tesitura de tener que explicarle lo sucedido con los pisos de Correría (ver nuestro post anterior). Porque a la lógica pregunta de

¿por qué echan a la calle y quitan a esa señora y su amigo sus casas?

Habría que contestarle que por ser una madre que intentaba ayudar en todo lo posible a su hija y un vecino dispuesto a demostrar con hechos qué es eso de la solidaridad entre personas.

Siguiendo con su proceder lógico la siguiente pregunta sería

¿y quiénes son quienes les quitan sus casas?

– Una entidad financiera.

¿Y qué es eso?

– Un sitio donde las personas que tienen dinero ahorrado lo llevan

¿y para qué quieren las entidades financieras los dineros de las personas?

– Para con ese dinero hacer negocios que sólo pueden hacer quienes tienen mucho dinero

¿y qué les dan a cambio esas entidades financieras a las personas que dejan su dinero?

– Pues normalmente nada, es más, les cobran lo que llaman comisiones por tener ahí su dinero e ir de vez en cuando a sacar una parte… Será uno de esos momentos indicados para decirle a la criatura “ya lo entenderás cuando seas mayor”… aun a sabiendas que con el paso de los años nadie lo sigue entendiendo.

Pero probablemente no sea excusa suficiente para que la criatura, después de unos momentos de anonadamiento, vuelva a la carga con sus preguntas.

Oye, ¿y qué hacen las entidades financieras ésas con el dinero que la gente les deja?

– Pues aparte de algunas cosas que no están muy claras ni para las personas mayores normales, negocios que sólo pueden hacer quienes tienen mucho dinero, como, por ejemplo, casas

¡Pero si ellas no tienen dinero! ¿no me has dicho que ese dinero se lo han dejado las personas que tienen ahorros, o es que luego les dan esas casas a quienes no tiene dinero para comprarlas o a quienes han llevado el dinero ahorrado a las entidades financieras?

– Sí, el dinero no es suyo, pero lo utilizan como si lo fuera. Y no, las casas no las regalan, las venden a la gente, que como no tiene dinero suficiente para pagar el altísimo precio que le ponen, no tiene más remedio que pedirle prestado a las entidades financieras, y éstas, al revés de lo que hace la gente cuando les lleva su dinero, cuando son ellas las que prestan (el dinero de los demás, no lo olvidemos) piden a cambio muchísimo más dinero del que prestan y si por lo que sea no lo puedes pagar, te quitan la casa y en muchos casos, como el de Aurelia y Manuel, además siguen pidiéndote más dinero.

La criatura se queda como alucinada, pero después de un rato sonríe con malicia y exclama alborozada:

¡Ah, ya sé, esos son los malos que aparecen en las películas, que les llaman mafiosos, gángsteres y ladrones y que la policía les persigue hasta que los mete a todos en la cárcel!…

– Majita, ¿no tienes deberes que hacer o dibujos en la tele?

Pero ella, excitada por la película de buenos y malos, insiste.

¿Oye y cómo se llaman los malos que han quitado las casas a Aurelia y Manolo, salen en la tele en alguna serie?

– Salen en la tele, pero no en series de buenos y malos, sino en anuncios. Estos en concreto aparecen como la Caja Vital, pero en realidad son la Caja de Ahorros de Vitoria.

Y la criatura exclama, como creyendo que ahora entiende

¡Ah claro, se llaman la Caja de Ahorros de Vitoria porque allí tienen una caja donde la gente de Vitoria lleva sus ahorros para que pueda coger dinero quien lo necesite y no tenga!

– Bueno, en parte sí debería ser así porque por ser una Caja de Ahorros Municipal, tiene que dedicar buena parte del dinero que haga en lo que llaman obras sociales, es decir ayudando a quienes menos tienen;

¿Y echar de sus casas a Aurelia y Manuel es lo que llamáis una obra social?…

Afortunadamente una llamada oportunísima de teléfono nos libra de la contestación.

Pero nada más colgar el teléfono la criatura se vuelve a nosotras e insiste con otra pregunta

¿oye y quiénes son los que mandan en esa caja que tan malos son?

– ¿Te acuerdas de lo que te he contado antes cuando hablábamos de las okupaciones y los desalojos, y que había una personas que elegíamos y pagábamos con nuestro dinero para que se preocuparan de nuestras necesidades sociales y garanticen una vida digna a todas las personas de la ciudad?, pues esos mismos son.

La criatura definitivamente piensa que la estamos engañando, que es imposible que las personas mayores seamos tan absolutamente idiotas y crueles y que en realidad lo que estamos haciendo es contarle un cuento sin pies ni cabeza para aburrirla y que nos deje en paz sin tanta pregunta… no vaya a ser que nos demos cuenta de que quienes hemos dejado de entender con los años somos nosotras (nos han, literalmente, amaestrado) y que nuestro no cuestionamiento de la falsa realidad que nos imponen nos convierte en cómplices, y para dejar de hacerlo tengamos que cuestionarnos nuestra “vida cotidiana” y empezar a tomar parte y solidarizarnos con hechos… ¡con lo “bien que vivimos” ejerciendo de adultas y sin tener que cuestionarnos tantas cosas!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s