Ahora proponen que el aparcado proyecto del parking del Campillo, descienda la colina para que aparquemos en un nuevo aparcamiento, al lado del parking de Olagibel… No es cachondeo nuestro, son ellos intentando cachondearse otra vez del vecindario.

Nuestro comentario:

Durante los últimos días de la campaña electoral, e ignorando la normativa que prohíbe anunciar nuevos proyectos durante ese periodo,la ARICHy sus aledaños han seguido presentando “nuevos proyectos”… que ya conocemos desde hace años… y que continúan siendo proyectos. Pero hay uno de ellos que, aunque sea con retraso, conviene comentar pues es una nueva demostración de cómo se cachondean de nosotras sin reparo alguno. Hablamos del aparcamiento de El Campillo… que ahora dicen que va a descender la colina.

En un reciente documento hemos dedicado cuatro páginas[1] al culebrón del prometido aparcamiento en El Campillo, y no nos vamos a detener de nuevo en ello. Pero sí resaltar la noticia que a doble página aparecía en El Correo el pasado 20 de mayo[2], según la cual, el aparcamiento de El Campillo, baja la colina para situarse entre el antiguo edifico del Banco de España, los Arquillos yla Subdelegación del Gobierno en Olagibel (justo al lado del parking que para esta subdelegación se construyó hace pocos años).

La noticia nos habla de un proyecto elaborado por el arquitecto municipal Eduardo Rojo, pero la información es todo un disloque. Por un lado se nos dice que “propone una solución alternativa y, en principio, más económica y eficaz que la original”, pero al mismo tiempo se asegura que “aún faltan muchos detalles por concretar, entre ellos, el presupuesto definitivo”

De igual forma, se dice que “los primeros cálculos estiman que habría 400 huecos distribuidos de forma desigual”, pero se matiza que “El número total de los garajes no está aún definido”  a lo que se agrega que las plazas pueden cambiar en función de las necesidades de los vecinos del barrio”. Y es que como dice uno de los encabezados de la noticia Los vecinos, destinatarios” , aunque luego se aclara que desde la Agencia de Revitalización Integral de la Ciudad Histórica (Arich) se realiza ya un estudio socioeconómico sobre la situación real de los residentes, «porque puede que no todo el mundo pueda adquirir una».” Es decir que el económico parking destinado al vecindario… va a ser lo suficientemente caro (aún no saben cuanto) como para que ya sepan que no todo el vecindario que lo necesita lo va a poder pagar.

Cuando ya flipamos en colores es cuando el arquitecto municipal diseñador del proyecto dice que hay muchos parkings alrededor para que el que se acerca hasta él deje el coche en ellos»” . Pero si ése es justo el planteamiento que desde la mayoría del vecindario se lleva haciendo desde el principio: que dejen de gastarse millonadas en agujerear el Casco y se ofrezca a precios económicos a las personas residentes el alquiler o compra de las múltiples plazas vacías en los parking municipales de los alrededores: Molinuevo, Artium, Zaldiaran…

La puntilla al asunto la pone una frase de la noticia que deja a las claras su intención electoralista. Tras darle dos páginas a la noticia, en una frase escueta se nos comenta que “El informe, que aún deberá pasar multitud de trámites antes de ser una realidad”

Tan descarada es la cuestión que hasta el cronista habitual del medio, en su comentario diario se ve obligado a introducir unos párrafos que, si no fuera porque os dejamos el enlace, seguro que muchas pensaríais que son nuestros[3]:

Es muy vitoriano airear un proyecto, meterlo en la lavadora, pulsar el botón del centrifugado y la controversia para olvidarlo luego dentro de la máquina. Cuando queremos tenderlo a secar, la idea huele a humedad podrida y no hay batallón de pinzas capaz de sujetarla en las cuerdas. Hace más de cuatro años que se empezó a marear una perdiz llamada aparcamiento subterráneo en El Campillo.(…) Las cuestiones se centraban en determinar lugar y precio. Se habló de entre catorce y diecinueve millones de euros para horadar el asfalto en un viaje al centro de la tierra, como imaginó Julio Verne. Eso sí, con un largo túnel incluido que comunicaría la zona del Banco de España con la ‘colina’ de Gasteiz. Y de cuatro años entre la hendidura de la primera máquina y el corte de la cinta inaugural. Parecía mucho de todo, ¿no?

Así que se ha decidido archivar el expediente rotulado ‘parking de El Campillo’. Como en aquella serie británica de televisión que contaba las vidas de aristócratas y sirvientes, la opción del piso de arriba se piensa sustituir por un aparcamiento abajo. Donde dijeron la cumbre de la colina dicen ahora un emplazamiento próximo al Banco de España, la Subdelegación del Gobierno y el pie de esa espléndida obra que conocemos como Los Arquillos. De resolver el empinado problema del desnivel ya se encargarán los ascensores. (…)

Se trata de un estudio apadrinado por Urbanismo que aún debe recorrer un buen trecho hasta el comienzo de las obras. En medio quedan la impresión de que se han perdido cuatro años para acometer una obra necesaria, según sondeos entre vecinos obligados a estacionar el vehículo ladera abajo con la pegatina correspondiente de residentes en una zona que no se corresponde exactamente con la realidad.

Lo dicho, que hasta el cronista de El Correo piensa que se cachondean de nosotras… eso sí, después de darle dos páginas de bombo en plena campaña electoral

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s